martes, 16 de agosto de 2011

Comediantes dentro de las aulas


Las aulas de las escuelas y las universidades resultarían mucho menos agradables sin la intervención de un personaje que bien podría ser calificado como el humorista del salón de clases, este individuo posee la característica de romper el silencio que impera dentro de las aulas con una de sus jocosidades cuando todos los alumnos estamos preocupados tratando de resolver un problema matemático o bien nos encontramos muy concentrados en las palabras que pronuncia nuestro maestro, de repente una estruendosa carcajada nos invade a todos, inclusive el maestro sin percatarse se ve envuelto en esta y es que estos chicos no toman nada en seria, como decía la inmortal diva y cantante Celia Cruz “Le ponen sazón a la vida”. Pues para nadie es un secreto lo preocupante que resulta para cualquiera de nosotros encontrarnos frente a esos numeritos y ecuaciones algebraicas pero estos sujetos no se dejan intimidar ni mucho menos dejan de sonreír, no obstante no todos disfrutan de igual forma el humor que ofrecen estos jóvenes, recuerdo en mis años de adolescencia los miles de enojos que lograba suscitar en mi un compañero de clases llamado Napoleón, el cual debido a mi contextura física me llamaba esqueleto, aquello era un desastre pues yo me sentía súper enojada pero hoy reconozco que parecer un esqueleto no estaba nada mal, ya aquella etapa de mi vida paso, lamentablemente ya no parezco un esqueleto.

Lo que sí puedo decir es que gracias a estos humoristas por hacer nuestras horas de clases más amenas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario