lunes, 15 de agosto de 2011

Alimentación: Mas que una necesidad


Muchos de nosotros posiblemente no nos hemos detenido a pensar que es realmente la alimentación o a que nos referimos cuando hacemos mención de este término, pues bien se conoce como alimentación al proceso mediante el cual ingerimos los alimentos o sustancias que aportan a nuestro cuerpo los nutrientes necesarios para llevar a cabo las diversas funciones del organismo. Como tal, nuestro proceso de alimentación se distingue del de los animales y plantas que estos solo realizan esta transformación con la estricta finalidad de sobrevivir, obviando en sí los beneficios que puedan aportarle cada una de las sustancias consumidas.
La alimentación debe ser considerada como un procedimiento importante, pues en algunas ocasiones suele entenderse como una forma de cubrir simplemente la necesidad del hambre, lo que no es del todo cierto, ya que en el momento en que empezamos a descuidar nuestra alimentación también empezamos a descuidar nuestra salud y por tanto nuestro cuerpo. Por lo cual, la alimentación debe ser balanceada para que pueda cumplir con los requerimientos energéticos, de crecimiento, desarrollo y reparación de los tejidos.
Considerando la función que realizan los distintos elementos y la forma en las que son asimilados y distribuidos por nuestro cuerpo han sido clasificados en seis categorías que son:

  • Agua: es un elemento esencial para todo ser vivo, tomando en cuenta que el cuerpo esta compuesto por ¾ partes de agua, no debe extrañarnos su vitalidad. Esta ayuda a humectar los tejidos, al mezclarse con la sangre facilita la distribución de los alimentos, nutrientes y oxigeno a todo el cuerpo.

  • Hidratos de carbono: son los componentes de los alimentos que aportan la energía que el organismo precisa para su funcionamiento. Que luego son transformados en calor por el cuerpo brindándonos energía.

  • Grasa: aunque principalmente se utiliza como portadora de energía también esta considerada como fuente de nutrientes.

  • Proteína: la función de esta es, prácticamente como nutriente. Sirve para el desarrollo de todos los tejidos, y es fundamental para el crecimiento de huesos y músculos, así como para aumentar la cantidad de sangre.

  • Vitaminas: son componentes especiales, ni energéticos ni reparadores. La función de estas consiste en regular los procesos en los cuales los alimentos son transformados en sustancias asimilables por el organismo.

  • Minerales: al igual que las vitaminas, intervienen en la regulación de las transformaciones que se efectúan en el organismo, y son fundamentales en la formación de la hemoglobina de la sangre, de los huesos y de los dientes.
Cada una de estas categorías desempeñan un rol importante y nos ayudan en las distintas facetas del día a día.
De ahí concluimos que el camino que nos conduce hacia una correcta alimentación consiste en mantener un balance en lo que comemos, tomando en cuenta que solo debemos consumir las calorías correspondientes a nuestra edad, sexo, y otras condiciones propias de cada persona, de esto dependerá la medida en la que aumentamos o disminuimos de peso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario