jueves, 15 de enero de 2015

El perro Aldo

Por Johanny Jimenez

johannypad01@hotmail.com

¿Con cuántas personas odiosas nos encontramos en el transcurso de nuestras vidas? Aun no lo sabemos;  pero lo que si podemos atrevernos a decir es que mayormente estas personas son de muy pocos amigos y que muchas veces por su forma de proceder hacen que se les alejen  muchas oportunidades, esto es normal que ocurra con los seres humanos pero que ocurra con un perro no es algo  muy usual.

Ambar, es una adolescente que desde muy temprana edad siempre soñó con tener un perro, sin embargo sus padres nunca estuvieron de acuerdo.


Cuando Ambar cumplió 17 años manifestó a sus progenitores su deseo de recibir  como regalo de cumpleaños  un perro. Finalmente la madre de la joven accedió y le dijo que si pero que la mascota debía permanecer en la parte exterior del hogar y que entonces lo que procedía  era que ella convenciera a su padre de la idea, la joven así lo hizo pero su progenitor nunca le dio un sí rotundo, no obstante días después de su cumpleaños Ambar sorprendió a todos en la casa y se apareció con un hermoso y simpático cachorro el cual le había obsequiado una amiga suya del colegio, pus  ella tenía varios en su hogar y les estaba buscando albergues.

Según palabras de Ambar cuando ella llego a la vivienda de su amiga para escoger a quien sería su mascota el que más llamo su atención fue uno de color marrón al cual ella manifiesto que se le acerco  y el mismo se mostró con total indiferencia hacia su persona; sin embargo hubo uno que la accedió  y comenzó a lamerla y casi le brinca encima lo que hizo  que inmediatamente Ambar  desistiera  de llevar consigo a aquel cachorrito de color marrón que era el que inicialmente había llamado su atención. Confiesa que Aldo como ella lo llamo le robo el corazón con su simpatía. Y hoy  todos los miembros de su hogar lo aman y sobre todo su progenitor el cual fue quien mayormente no estaba de acuerdo con esta adquisición suya.

El caso ocurrido con este cachorro es un buen ejemplo para los seres humanos. Siempre lo he manifestado todo cuanto nos rodea por insignificante que nos parezca puedes dejarnos alguna moraleja que bien podemos aplicar a nosotros mismos o específicamente a alguien y esta es para aquellas personas antisociales para que decidan cambiar de actitud nunca es tarde para hacerlo, quien sabe cuántas cosas se perderán en esta vida simplemente por su manera de proceder.



No hay comentarios:

Publicar un comentario