viernes, 26 de diciembre de 2014

Soy prostituta

Por: Johanny Jimenez
johannypad01@hotmail.com


En República Dominicana como país subdesarrollado aun  debemos trabajar mucho para eliminar de la mente de mucha gente cientos de prejuicios que no nos permiten alcanzar un nivel de desarrollo como lo expresa Francis Bacon en lo que compone la parte critica de su obra El Novum Organum, según este  Filósofo y político es necesario librarse de los prejuicios que  obstaculizan las nuevas ideas como sabemos a estos prejuicios Bacon lo llamo “ídolos” y los clasificó en varios grupo( Ídolos de las cavernas, de la Tribu, del Mercado…)

Hablar hoy de ser modelo en RD Es correr el riesgo de que algunos piensen que usted es una prostituta y que hasta le falten  el respeto en cualquier momento.

Aunque también existe el modelaje en el género masculino la mujer siempre es la más vulnerable para caer presa de malos entendidos, sobre todo por parte del sector masculino que una gran mayoría aun no logra asimilar  que el modelaje es una carrera como cualquier otra y que el problema no radica en la profesión sino más bien en la persona y su moral. Si la mujer no es decente no lo será en ninguna área en la que se desenvuelva aun este detrás de un escritorio, por eso algunos padres tienen a veces que librar batallas con sus hijas a las que les gusta esta profesión, por  temor al  qué dirán ellos  las cohíben de incursionar en este medio al que algunos asocian y vinculan  directamente a sus protagonista de ser presa fácil para caer  en consumo de drogas, alcohol prostitución y otros males;  Si bien es cierto que muchas modelos y dueños de agencias han dañado la imagen del modelaje en el país no a todos podemos medir con la misma vara.

Aparte de mi carrera periodística Trabajo tambien en el  área del modelaje y  en nuestras páginas digitales a diario rechazamos cientos de solicitudes de amistad de caballeros que es obvio que desean agregarse a la misma para alimentar su morbo, lamentablemente para ellos no les damos cabida en la misma. Comencemos  por nosotros mismos a marcar la diferencia en nuestra sociedad.


Es el momento de que sobretodo los caballeros de nuestros país no vean a las chicas que están en este oficio como mercancías ya que muchas veces las apariencias engañan y existen chicas muy decentes puedo corroborar lo ante expuesto pues  a diario veo como padres que si apoyan a sus hijas acuden a nuestra oficina acompañando a sus hijas menores de edad, el  asunto  no está en prohibir sino más bien apoyar a las hijas y educar a los varones que entiendan  que no todas las que ingresan en  este medio lo hacen con la intención de prostituirse.


No hay comentarios:

Publicar un comentario