lunes, 12 de septiembre de 2011

Bienestar Mental


Cuando nos referimos a bienestar mental aun para especialistas en el área se torna difícil aportar una definición adecuada pues el tema aun es ampliamente discutido por varios sectores, sin embargo la Organización Mundial de la Salud conocida por sus siglas como OMS, dicta el hecho de que todas las definiciones que se puedan aportar sobre el tema no gozan de la objetividad necesaria viéndose influenciada por cuestionamientos de orden cultural, profesional y demás.

A pesar de todo esto, ciertos expertos hacen referencia a la carencia de alguna enfermedad mental para referirse al estado de bienestar mental, lo cual no es del todo cierto, pues aunque ambos términos mantienen una relación se dice que “La ausencia de un reconocido desorden mental no indica necesariamente que se tenga salud mental y al revés”

Lo que podemos afirmar en sí, es que nos encaminamos sobre el trayecto del bienestar mental cuando mantenemos un balance de nuestras emociones, controlando la forma en que reaccionamos y dominamos las influencias negativas del medio que puedan afectarnos no solamente a nosotros como individuos sino también a los que nos rodean que viven de manera directa el reflejo de nuestras actitudes, claro está, para cumplir con todos estos requisitos ante todo debemos formar y fortalecer nuestra autoestima que es la base general para producir una madurez emocional de suficiencia, pues en la medida en que conocemos lo que valemos y las cualidades y actitudes positivas que tenemos también aprendemos a convivir con nuestros defectos poniéndoles nuestro mejor rostro y a sabiendas de que nos aceptamos tal cual somos.

La salud mental comprende muchos aspectos de tu vida, no solo el medio y las emociones sino que como se dice “Mente sana, Cuerpo sano”, la justa manera en que conduzcas tus caminos y tome tus decisiones también afectaran la manera en que luces, pues podemos poner como ejemplo, una persona que tiene incalculables deudas y problemas familiares ciertamente su bienestar mental se encuentre afectado y en desbalance, si no sabe manejar la situación, obligándolo a entrar en un periodo de mal estar mental y por tanto podremos notar como su aspecto cambiara luciendo cansado, sin brillo alguno en los ojos y desgastado.

Es cierto que ninguno de los seres humanos nos vemos exentos de estar ante situaciones difíciles sin embargo con buen ánimo y mentalidad positiva podemos salir adelante y construir una personalidad enérgica y una vida más armoniosa y provechosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario