miércoles, 2 de junio de 2010

En cosas simples de la vida existe un deleite inigualable

Por: Johanny Jimenez
johanypad01@hotmail.com

No cabe duda de que la vida es un hermoso regalo de Dios, Este es el mayor obsequio que puede recibir  una persona , No existen toneladas de oro con lo cual podamos pagar el precio de esta para obsequiarla a quienes han sucumbido en la muerte, Solo el Dios todo poderoso tiene la potestad para poder ofrecerlo.



Así que cada día al levantarte da las gracias al creador por tan majestuoso presente  y trata de disfrutar cada instante del día a día con cosas tan sencillas como las que nos ofrece la naturaleza; como el simple canto de una avecilla,  así como la impresionante  belleza que posee el colorido de las olas del mar, al despertar la aurora;  Esta paz que ellas reflejan a través de sus colores azul y blanco; Y que decirle de la emoción que logramos experimentar cuando plasmamos nuestra mirada hacia el horizonte es algo indescriptible lo que se logra sentir en esos momentos .



Algo similar sucede cuando observamos con detenimiento  como las gotas de lluvia acarician el follaje de los arboles al caer, Este es un espectáculo inigualable, Yo les exhorto a cada uno de los que no se han percatado de estos detalles simples de la vida a que lo experimenten y al mismo tiempo den las gracias al creador por concederle el privilegio de poder estar vivo es un gran privilegio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario